domingo, 22 de febrero de 2009

Ensayo. La vejez en México

Es necesario que comprendamos la manera en que se ha ido modificando la sociedad, para poder también aceptar y aprender a conducirnos en esta cultura que se presenta en la actualidad.

La población se ha ido convirtiendo en “vieja”. Pensamos que en esta evolución de la sociedad, hay un motivo principal por el cual ocurre este fenómeno.

La ciencia médica y sus avances han proporcionado la cura para muchas enfermedades que anteriormente causaban la muerte en la población en general, esto traía como “efecto secundario” el hecho de que la sociedad se mantuviera mas joven o que impidiera que muchas personas llevaran a una edad mas adulta. Es decir, la esperanza de vida era considerablemente menor.

Aunado al anterior motivo, podemos también mencionar que en la actualidad hay una mayor conciencia de la planificación familiar. Por ejemplo, hoy en día, las parejas deciden tener hijos a mayor edad promedio de lo que ocurría antes, y, por si eso fuera poco, en nuestro país también se ha tratado de disminuir el número de hijos que las parejas tienen. A pesar de que eso no es una decisión común en la totalidad de la población, los estudios poblacionales realmente han marcado una importante diferencia en la forma como se dan los nacimientos en las últimas décadas, así como el número de hijos que cada pareja decide tener.

De esta forma, personas que viven más años, aunado a que hay menos nacimientos, dan como resultado, entre otras cosas, que la población envejezca.

Lo anterior podría darnos, de manera indirecta, la respuesta de una de las interrogantes que a veces cruzan por nuestra mente:

¿Por qué hoy en día, la vejez es tratada de manera discriminante, si anteriormente era el grupo social tratado con mayor respeto y admiración?

A raíz de la lectura que hemos realizado acerca del comportamiento de la sociedad, pensamos que precisamente, como antes era menos factible encontrar personas mayores, por ello eran tratados con un mayor respeto, eran los que guiaban al resto del grupo, eran escuchados, se les pedía consejo y siempre tenían preferencia en cuanto a la vivienda, el alimento, el vestido, etc.

Derivado de esto, pensamos que es de suma importancia enfocar esfuerzos en aprender más de este grupo poblacional. Esto, no solo como una consideración importante en nuestra carrera, sino a nivel cultural general. Reconocemos que es un reto importante pero con seguridad se puede ir logrando mas conciencia en este tema.
Esta discriminación ocurrida ante la vejez es tal en nuestros días que ya hay un vocablo que denota este fenómeno. Se conoce como viejismo y se trata precisamente de la discriminación y los estereotipos sociales que se colocan a las personas en función de su edad. Este tipo de rechazo podría compararse con aquel sentido ante las preferencias sexuales de las personas, su nivel socioeconómico, etc

Por ningún motivo deberíamos de aceptar estas conductas, sin embargo, y talvez lo mas triste del asunto, es que esta discriminación no solo viene de la sociedad en general, sino de la misma gente que va envejeciendo y se va restando valor.

En general, este sentimiento puede derivarse de la disminución que capacidades que se atribuyen a los viejos. Es decir, muy probablemente son capaces de realizar actividades, claro, a su propio paso y un tanto adaptadas a la modificación de sus posibilidades, pero seguramente podrían mantenerse mas activos, si la misma sociedad les diera esa libertad de elegir. Se piensa entonces, que cuando una persona no es productiva, no tiene valor equivalente a las personas que si lo son.

Esto genera un círculo vicioso: Personas que talvez aun quieren seguir productivas a quienes la sociedad no se los permite, entonces, disminuyen su nivel de actividad, presentan cuadros de depresión, empiezan a presentar algunas enfermedades propias de la vejez y la inactividad y finalmente si reducen su nivel de productividad y el ciclo empieza de nuevo.

Esto también es modificado debido a los avances tecnológicos, donde, a las personas mayores, les toma un poco mas de tiempo acostumbrarse al uso de la tecnología, y así se les atribuye aun menor productividad, por si fuera poco, se tiene la tendencia de pensar que lo que no avanza se queda obsoleto.

Ahora, no necesariamente, todos los viejos quieren continuar con su mismo nivel de productividad, a veces, esta situación ocurre también por la necesidad de seguir manteniendo cierto nivel de vida, y no hablamos de un nivel de vida desahogado o incluso superior al promedio, por el contrario, nos referimos a los mínimos niveles de calidad de vida. Por ejemplo, se sabe que al hablar de viudez, las mujeres son las que mas viven esta situación, muchas de ellas, se ven forzadas, a empezar una vida productiva para poderse solventarse a ellas mismas e incluso a otro u otros miembros de la familia. Al momento de buscar alguna actividad que les proporcione ciertos ingresos, en la mayoría de las ocasiones, lo obtienen pero con una paga baja y además, con mal trato, esto sin contemplar el maltrato que propiamente pueden recibir en sus hogares al ser desplazados del rol familiar.

Hablando un poco más respecto a los padecimientos que la vejez sufre como consecuencia de la discriminación y donde talvez tenemos mayor ingerencia respecto a nuestra práctica, podemos mencionar al síndrome de fatiga, por ejemplo.


Aunque por su nombre, la fragilidad podría verse como un estado que no atenta de manera importante al estado general de los viejos, nos sorprenderíamos al ver que en realidad, las implicaciones son numerosas e incluso, fatales

La fragilidad en si está asociada al envejecimiento. En este síndrome se presentan una disminución fisiológica, pérdida de fuerza, resistencia y mayor vulnerabilidad ante ciertos padecimientos que los pueden llevar a un aumento en la morbilidad y la mortalidad.

Podría surgir, de lo anterior, una pregunta acerca del uso de este conocimiento acerca de la fragilidad. ¿De que nos ayuda saber acerca de la fragilidad?

En primero es importante reconocer las enfermedades crónicas que se pueden presentar en los viejos, así como la manera en que pueden acentuarse con la fragilidad (caídas, mala percepción de su salud y hospitalizaciones frecuentes)

También hablamos de la capacidad de realizar las AVD y las AIVD, aspectos socioeconómicos (nivel económico viudez, etc), depresión, deterioro cognoscitivo, hospitalización, estancia en lugares de descanso, etc

Todo lo anterior, es solo una muy pequeña parte de todo lo que debe contemplarse al hablar de la vejez.

De aquí, la importancia no solo de entender a la población vieja, sino también de saber tratarlos de la mejor manera tanto socialmente como dentro de nuestra carrera para evitar que presenten ciclos que los lleven a la inactividad, la depresión y a los aumentos en la morbilidad.

Conociendo, respetando y protegiendo nuestro pasado, podemos plantear y mejorar nuestro futuro…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada